Hiperemia activa

La hiperemia activa, también conocida como hiperemia funcional o hiperemia metabólica, es el aumento en el flujo sanguíneo de órganos que se asocia con un aumento de la actividad metabólica de un órgano o tejido.

Ejemplos

Un ejemplo de hiperemia activa es el aumento en el flujo sanguíneo que acompaña una contracción muscular. Otros ejemplos incluyen el aumento del flujo sanguíneo gastrointestinal durante la digestión, el aumento en el flujo sanguíneo coronario cuando aumenta la frecuencia cardíaca, y el aumento del flujo sanguíneo cerebral asociado con un aumento de la actividad neuronal del cerebro. 1

Con hiperemia activa, la sangre se acumula en un órgano particular como resultado del aumento del flujo sanguíneo causado por la dilatación del músculo liso arteriolar, que es a menudo debido a un aumento en el metabolismo.  Este aumento del flujo sanguíneo vuelve a la normalidad cuando el metabolismo vuelve a la normalidad.

Algunos tejidos requieren oxígeno y nutrientes en mayor cantidad. Los ejemplos de los tejidos y órganos que se sabe que tienen mecanismos especializados para la hiperemia funcional que incluyen el cerebro y el pene para controlar la erección.

Referencias

  1. Active hyperemia. Richard E. Klabunde, Ph.D. Cardiovascular Physiology Concepts. Consultado el 2 Setiembre 2012.