Hiperemia

Share on Google+0Tweet about this on Twitter1Share on Facebook0

La hiperemia es una condición en la cual la sangre congestiona en un área particular del cuerpo.

Fotografía de un paciente con hiperemia ocular

Síntomas

Los síntomas de hiperemia dependen del lugar donde se produce la congestión de la sangre. Los principales síntomas de la hiperemia son:

  • Enrojecimiento en la zona donde se congestiona la sangre 1
  • El área afectada está caliente al tacto

Causas

La hiperemia es causada por una respuesta inflamatoria, o una obstrucción del flujo sanguíneo. Hay dos tipos de hiperemia: activa y reactiva.

  • Hiperemia activa. La hiperemia activa, también llamada hiperemia funcional, es causada por la contracción muscular. La hiperemia activa también puede ser resultado de aumento de la actividad mental, gastrointestinal o cardiaca. Leer más →
  • Hiperemia reactiva. Con la hiperemia reactiva, también conocida como hiperemia pasiva, la sangre se acumula en un órgano del cuerpo en respuesta a una obstrucción de las venas. Esto normalmente tiene lugar después de que una persona experimenta un periodo de isquemia. Tras la isquemia habrá una escasez de oxígeno y una acumulación de residuos metabólicos. Leer más →

Tratamiento

La hiperemia es una enfermedad curable. El tratamiento depende del tipo de hiperemia. La enfermedad debe ser controlada y tratada con medicamentos. La hiperemia no resolverá por sí misma y no debe ser dejada sin tratamiento, ya que puede ser perjudicial para la persona afectada.

Referencias

  1. Jon Aster, Vinay Kumar, Abul K. Abbas; Nelson Fausto (2009). Robbins & Cotran Pathologic Basis of Disease (8a ed.). Philadelphia: Saunders. p. 113. ISBN 1-4160-3121-9.

Buscar

Compártelo!

Share on Google+0Tweet about this on Twitter1Share on Facebook0